fbpx
La empresa cordobesa especialista en digitalización para el sector médico ha quintuplicado su negocio en una década y prepara el traslado a una nueva sede
Fran Conde, fundador y gerente de 3DBiotech - Valerio Merino

SEVILLA Actualizado:02/03/2020 17:18h

3DBiotech quiere romper el mercado tecnológico ligado a la biomedicina con una nueva impresora en tres dimensiones capaz de replicar el tejido humano, que comercializará a «un precio justo», anuncia el fundador y gerente de la empresa, Fran Conde. «Si la tecnología alcanza un precio muy elevado bloquea el mercado. Nosotros queremos darle el valor real. Nuestra estrategia es masificar la oferta con un precio disruptivo muy ajustado», explica. Y apunta que una impresora biológica de alta tecnología se está cotizando actualmente a 50.000 o 60.000 euros, mientras que la empresa cordobesa prevé lanzar su modelo a un precio que oscile entre 12.000 y 15.000.

Esta máquina es «la joya de la corona» de los proyectos que está madurando 3DBiotech. Va unida al desarrollo de hidrogeles, que se dopan con células madre del propio paciente para acelerar la rehabilitación de las lesiones.La compañía ha llegado a un acuerdo con el Centro de Investigación Biomédica de Granada, donde se encuentra el banco de células madre de Andalucía, para poner a punto este nuevo producto.

3DBiotech es la evolución de otra sociedad fundada en el año 2003 que se dedicaba a la digitalización industrial para todo tipo de empresas. La crisis de 2008 impulsó su especialización en el sector dental, para el que desarrolla soluciones de software y maquinaria digital. A partir de ahí, ha ido ampliando su campo de actuación a otros sectores médicos. En 2017 dio un salto cualitativo al crear un laboratorio de I+D+i para desarrollar aplicaciones propias y ofrecer soluciones clínicas multidisciplinares.

Junto a las impresoras 3D, tiene otros dos productos ya en fase de comercialización: Órtesis, una férula digital que sustituye a las tradicionales escayolas y permite al traumatólogo o a la ortopedia enviar una orden a través de una tablet para que una impresora 3D replique la lesión traumatológica; y Biomodelos, una solución que consigue copias exactas de los casos clínicos para que el doctor pueda planificar la cirugía.

«Somos capaces de imprimir cualquier órgano del cuerpo humano y podemos abarcar muchas especialidades, como la cardiología, oncología o traumatología», explica Fran Conde. Con este software, los cirujanos pueden practicar, antes de la intervención quirúrgica, con una réplica exacta del órgano y de la lesión, elaborada con materiales que se asemejan al tacto real de los tejidos.

3DBiotech emplea a 30 personas y prevé facturar este año alrededor de seis millones de euros impulsada por sus nuevas soluciones tecnológicas. El traslado a una sede más amplia es uno de los proyectos a corto plazo de la empresa de Córdoba.

Fran Conde junto a dos trabajadores de 3dBiotech, en la sede de Córdoba - Valerio Merino

La digitalización industrial fue el origen de 3DBiotech, que luego se especializó en odontología y de ahí entró en otros sectores médicos. El gran salto lo dio en 2017 cuando creó un laboratorio de I+D+i para desarrollar aplicaciones propias.

En 2008, la firma cordobesa fundada por el ingeniero Fran Conde facturaba un millón de euros y este año prevé llegar a seis millones.

Además de la impresora 3D de tejido humano, la compañía ha lanzado Órtesis, una férula que sustituye a la escayola;y Biomodelos, capaz de reproducir cualquier órgano del cuerpo humano.

Scroll Up